Archivo | Viajes RSS feed for this section

Maletas

12 Ago

Hola a tod@s!!

Agosto es el mes más querido del calendario!!

Aunque no tengamos vacaciones este mes, todos pensamos en él con esa sonrisa que sólo puede ser fruto de los días de asueto, ¿verdad?. Sin embargo, como todo en la vida, en agosto también hay algo de Ying y de Yang, el suyo son LAS MALETAS!!!

Viajar es una de mis aficiones favorita. Si me lo pudiera permitir, mi vida sería viajar, viajar y viajar. Bueno, y si no tuviera que hacer maletas!!!

De momento, en casa, sólo somos dos y mi perro, que a veces se viene de vacaciones y también tiene su maleta: la camita, las bolsitas, las toallitas, el comedero, el bebedero, el transportín, las pelotas de juguete… Pero aún así su maleta es la más sencilla. Ésta que véis en la foto es de Luxurypet y me encanta porque es comodísima.

Maleta de viaje para mascotas

Hacer las maletas para mi chico y para mí, comienza siempre con la elaboración de una lista con todo lo que nos vamos a llevar.
lista La lista me sirve para no olvidarme nada a la ida ni tampoco a la vuelta ( no será la primera vez que nos dejamos algo en el hotel!)

De todos modos, salvo que nos vayamos al desierto, no me obsesiono si nos falta algún pequeño detalle. Hace tiempo que aprendí que en el lugar de destino de mis viajes también HAY TIENDAS!!!!, y en ellas puedo comprar lo que haya olvidado, y de paso, estrenar algo, jejejeje.

maletas

A la hora de disponer la ropa en las maletas, no me importa mezclar la suya con la mía. Hay mucha gente que utiliza una para él y otra para ella. Yo creo que con este método, en realidad, nosotras salimos ganando porque ellos suelen llevar menos ropa que nosotras!
La manera más práctica que he encontrado para ganar espacio y que la ropa no llegue al hotel para planchar otra vez, es enrollar las prendas sobre sí mismas y disponerlas una al lado de la otra, como si fueran canelones.
La ropa interior la coloco en los huecos que quedan alrededor. Los zapatos, también en los huecos laterales, salvo las sandalias planas o bailarinas, que las meto en el bolso de mano. Así, si durante el viaje se me hinchan los pies o necesito cambiarme, los tengo a mano.

MAXI-BOLSO

Por último están los neceseres. Yo suelo llevar dos, e incluso tres, uno para botiquín. En él meto Almax, Paracetamol, tiritas, crema para las picaduras…, cosas básicas pero que pueden sacarnos de un apurillo.
Mi chico tiene sus rituales de belleza y yo los míos, cada uno con sus potingues, así que en este caso, cada uno se apaña con sus cosas, aunque he de confesar, que él siempre acaba prestándome algo!!

OLYMPUS DIGITAL CAMERAneceser masculino

Cocentaina Love. Medieval y especial

2 Nov

Hola mundo!!!
Qué tal habéis empezado el fin de semana?
Yo, de maravilla!.

Disfrutando de una de las Ferias medievales más antiguas de España, y en la que se vive cada rincón al máximo.
Se celebra en Cocentaina, un pueblo de la provincia de Alicante, que durante 4 días se convierte en un verdadero rincón del medievo.
Pasear por todas sus calles, es poner todos los sentidos en alerta: los olores de los jabones, artesanales, los inciensos, y la comida, que como véis es toda baja en calorías (jejejeje).
Tiovivos originales auténticos, propulsados por la fuerza humana a través de una manivela. Centenares de puestos de todo tipo, artesanía en estado puro.
Todo es mágico en Cocentaina, la gente se disfraza sin pudor con atuendos del siglo XIII, hay música en directo con piezas de la misma época, juegos antiguos para los más pequeños, rincones de leyenda…

Yo misma, ahí estoy, dejándome seducir por un preciosa corona de flores, que luego utilizaré para hacerme un tocado para una boda que tengo, para componer unos adornos para unas bailarinas, y unos complementos para el pelo y alguna camiseta.
No me veo paseando por el Puerto, con la corona de flores, la verdad…

Uno de los puestos que más me llamó la atención fue el de las dalias. En él, según me explicó el chico que lo regentaba, todo está hecho con material reciclado: con cremalleras, hacían pulseras, con caucho de ruedas de camión o bicicleta, brazaletes (como el que yo me compré) y carteras… Y lo que más me llamó la atención: con cinta métrica elaboran monederos y bolsos (comprenderéis que no pude resistirme…); y con teclas de ordenador, anillos súper originales.
Os recomiendo que entréis en su web y naveguéis un poco.

También hay artesanos de la piel. Yo me compré estos guantes color rosa enpolvado, cosidos y cortados a mano. No son tan perfectos como unos comprados en una gran marca de piel pero tienen su encanto. Y eso es lo que me gusta, que son únicos y diferentes al resto.

Otra de mis debilidades son las golosinas, pero no cualquiera: éstas: son frutas deshidratadas, sin más azúcar que el natural de la misma fruta. Una verdader delicia…

De todos modos, lo mejor de las Ferias, no es comprar si no descubrir, como Cristóbal Colón, los tesoros que se esconden en cada rincón.

Ésta es mi propuesta para el fin de semana
Disfrutadlo!!!

Vida Vintage Barcelona II

15 Oct

En algunas ciudades, como Barcelona, la tradición Vintage o Secondhand, por la que nace este blog, está mucho más arraigada que en otras.

El recorte de periódico que os muestro en la foto1 es de La Vanguardia, del miércoles 10 de octubre. Es un reportaje que hace un recorrido por las tiendas de segunda mano y de antigüedades más importantes de la ciudad.

Creo que sería fantástico que esta filosofía de renovar y revalorizar el pasado se extendiera por otros lugares, y más ahora que la crisis económica está apretando demasiado a las familias. Es una buena manera de valorar lo que tenemos y estirpar la necesidad enfermiza que a veces sufrimos de comprar cosas, cosas y más cosas nuevas.
Personalmente, mi me encanta reciclar mi propia ropa (coser, poner, quitar, cortar….Otro día os enseñaré algunas de mis creaciones para que me déis vuestra opinión). Y no soy la única. Encontré una camiseta para niños con rotuladores lavables para que ellos mismos se la customicen a su gusto. Y la estrenan cada vez que se lava!! Me pareció una idea fantástica. Si hubiera encontrado mi talla me la hubiera comprado…

Una de las cosas que me han gustado más de Barcelona, en esta ocasión, es que conviven lo nuevo y lo antiguo sin problemas. Podéis pasear por el paseo de Gracia y encontrar a un lado Loewe (sueño cada noche con el bolso Amazona rosa enpolvado de asa marrón de la foto3) y una tienda de segunda mano como la de las fotos 4 y 5. El Disco de fórmula V, que me recuerda a mi infancia es un regalo para mi padre que encontré por 5 € en una mini tienda de compraventa de discos antiguos. Era una pasada!!!

No seré yo la que os diga que no compréis. Me gusta mucho ir de compras pero compro sólo lo que necesito o lo que me hace especial ilusión porque significa algo para mi. Nunca compro por comprar porque la experiencia me ha enseñado que o bien me salgo del presupuesto o no amortizo las compras como debería.

Lo que si me gusta es traerme a casa algún recuerdo de los sitios en los que estoy. La taza de Gaudí puede ser un ejemplo, hortera para muchos, o una pieza más para mi colección de tazas para mi: tengo tazas de todas las ciudades en las que he estado y las utilizo todas: para el desayuno, para tomar café o tomar una infusión después de cenar…

Durante el viaje nos llovió, y no lo teníamos previsto, así que hubo que improvisar. Compramos uno de los paraguas de merchandising de Barcelona. Ya sabéis que me encantan: simples pero igual de útiles.
Como llovía, la mejor excusa era meterse en una cafetería como ésta de la Calle Enric Granados, donde hacen las mejores Cup &Cake del mundo, con permiso de las demás. No he probado nada tan delicioso en mi vida. El nombre lo dice todo “Pasteles hechos con amor”
Es un sitio encantador, donde los dulces son totalmente caseros y todo el mobiliairo es reciclado. Además, justo al lado, hay una floristería, Millo de Riboti, con plantas y flores de la Provenza francesa que le daban al entorno un toque parisino formidable. Evidentemente, me traje dos ramitos de flores

Otra buena opción para resguardarse de la lluvia fue, por supuesto, ir de tiendas.
Me tuve que cambiar los botines con los que había salido esa mañana por una bailarinas que me compre, ATENCIÓN! En Zara Home. Son comodísimas y la suela especial con la que las han diseñado me vino de lujo para la lluvia. También me compré una bandolera hippy en un mercadillo, que me hacía juego con un foulard que me regalaron para mi cumpleaños y que animé con un llavero que compré en una copistería de llaves.
A esto es a lo que siempre me refiero cuando os digo que para mi estos sitios son los mejores porque no te esperas encontrar piezas así y los precios son muchos más baratos que en una tienda de completos, por ejemplo.
También encontré estos leggins de Desigual que estaban al 50% y que me encantaron porque hacían juego con las zapatillas psicodélicas de Gioseppo con las que me fui de viaje. Esta compra se la dedico a mi amiga Ana Belén, que es fan de Desigual.
Y esta otra, Foto x a Angels Cid porque le gustan tanto las flores como a mi. Es una pulsera que me compré en una tienda muy chiquitina donde una señora mayor las estaba cosiendo a mano. Me enamoró la ternura que desprenden, ambas, la flor y la costureras….

Antes de acabar, quiero agradeceros a tod@s el apoyo y el seguimiento que estoy recibiendo por vuestra parte.
En el post del día 13, apuntaba que suelo preparar el neceser de viaje con muestras y mini tallas de mis potingues favoritos para que ocupen menos espacio.
Algunas me pedíais pruebas.
Por ahí están. En la última foto. Es todo lo que me llevé de viaje (bueno, falta el cepillo de dientes y el del pelo).
Véis? Se puede viajar ligera de equipaje. Yo lo prefiero. Es más divertido!!! Si no cómo me iba a poder traer todo lo que me compré allí!!! jejejeje.
Gracias de nuevo y un beso a tod@s

Mi viaje a Barcelona

13 Oct


Hola a todos!!!
He pasado unos días en Barcelona y éste es el primer post que escribo sobre el viaje.

Por mi profesión (periodista) y por mi gran pasión (viajar), he tenido la suerte de hacer muchos viajes. Desde los 15 años que pedí una beca para irme a estudiar a Francia no he parado. Si puedo permitírmelo, cada dos o tres meses hago un viajecito. No tiene que ser muy largo, ni a un destino exótico y caro: una escapada a una casita rural me vale para cargar las pilas.

Esto me ha convertido en toda una experta a la hora de hacer la maleta. Al principio, me llevaba tantas cosas que parecía que me estaba mudando de casa: esto por si llueve, esto por si hace frio, esto por si salgo por la noche, esto por sí… Al final no utilizaba ni la mitad de las prendas que me llevaba y, lo peor, iba cargada como un mula sin ningún necesidad.

La experiencia me ha enseñado a llevarme un modelo para cada día que voy a estar fuera, a veces, ni eso. Si puedo combinar los mismos pantalones y la misma chaqueta, trench o abrigo, con diferentes tops, camisetas o camisas, vestidos y jerséis. Me apaño con menos.

De verdad, el mejor consejo que os puedo dar es éste: no metáis en la maleta más ropa que la que os pondriáis si estuviérais en casa. Si os falta alguna cosa, porque los viajes son para disfrutarlos e improvisar, lo compráis en vuestro lugar de destino y ya está. Así, además tendréis un recuerdo de vuestro viaje (este consejo tiene dos excepciones: que os vayáis a una isla desierta o a pleno desiero del Sáhara).

Otra cosa muy importante, los zapatos. Tienen que ser muy cómodos. Yo me suelo llevar dos pares: unos de batalla para patearme la ciudad y otros (que reconozco que suelo utilizar en una o ninguna ocasión) de tacón por si me tengo que arreglar un poco.

En cuanto al neceser, también soy muy práctica. Procuro tener siempre la versión de viaje de mi gel, champú, perfume y cremas favoritas (normalemente de las marcas L’Occitane, o Rituals me encantan!!!. Prometo un post sólo para hablaros de ellas).
También guardo casi todas las muestras que me regalan en las tiendas, incluso las que vienen en las revistas de moda y que se adaptan a mis necesidades y gustos (no todas, descartad las que no sean para vuestra edad, tipo de piel o de cabello). Todo esto ocupa menos espacio que si intentamos llevarnos la versión normal.
Cuando voy de viaje no suelo maquillarme, así que utilizo una crema protectora de factor alto con color. Me llevo la máscara de pestañas, colorete y un labial, y lista. No necesito más, y si lo necesito, me lo compro!!

Por último quiero deciros varias cosas de Barcelona. Es una ciudad que me entusiasma. Me pasa igual que con Madrid, pero Barcelona tiene la mezcla perfecta entre la historia, el clasicismo y el arte, con la vanguardia. Además, en este viaje he descubierto un aire ecológico y bohemio en una parte de la ciudad que no conocía hasta ahora.
En el próximo post os hablaré de todas las compras que he hecho en Barcelona y de todas las ofertas vintage y de segunda mano que he encontrado. Allí es un hábito más arraigado y se pueden encontrar todo tipo de tiendas de este tipo.

Por cierto, no os olvidéis nunca de vuestra cámara de fotos. Yo me olvidé y tuve que comprarme una, aunque creo que fue el destino porque encontré el modelo Glamour de Casio Exlim que acaba de salir a la calle y tiene un color dorado que es una pasada!!!
Feliz día!